"La Historia es una casa de muchas habitaciones." Fernand Braudel.

"La Historia es una casa de muchas habitaciones." Fernand Braudel.

Y mi corazón está en el sur del sur, con tizne negro, en la cancha, en el bondi, en el chori, en la fiesta en la calle, en la murga, en el tambor, en la bandera, en mi doble ciudad...y en el camino, en el tren, en la frontera parada sobre la línea, en el andén, conectando dos mundos iguales pero disímiles.

La Plata - Ringuelet - Gonnet - City Bell - V.Elisa - Pereyra - Hudson - Plátanos - Berazategui - Ezpeleta - Quilmes - Bernal - Don Bosco - Wilde - V.Domínico - Sarandí - Avellaneda (combinación) Gerli - Lanús

Arraigo


No quiero cruzar la frontera, es más quiero retroceder al corazón de mi tierra. No quiero que vengas, ni quiero saludarte desde el límite de mi mundo contiguo al tuyo. Mejor así.Mejor distancia, y no me conquistes. Ni el corazón, ni el cuerpo. No vengas a vencerme, ni vencido.No quiero pasar la frontera aunque me aceptes, no me importa cuanto más me parezco a vos que a los de adentro. Yo no soy de tu mundo, no es ésta mi pertenencia.
Demasiado lanusense para La Plata, demasiado platense para Lanús.Haciendo equilibrio sobre la línea de frontera, mi verdadera identidad camina bien.
Y si bajo de mi tren camino por el torcido diagonal hasta el lugar que más se parece a mi tierra andante. Otra vez en la frontera cayendo del cuadrado, ni un lugar ni otro.Siempre en un tercer lugar, pero nunca neutral.

domingo, 9 de mayo de 2010

Las cosas por su nombre, o No me da lo mismo.

Sé que debería estar estudiando, pero hay algo en mi que zumba, no me deja en paz. Me de vueltas, ronda mi intelecto y me distrae, prefiero volcarlo aquí a ver si lo despego de mi.
Este chicle pegado en mi suela mental me enfrenta a una indecisión que creía inexistente en mis más cercanas cercanías: A mi no me da lo mismo,no.
Realmente no creo que sea lo mismo querer o no a Videla, ser comunista, o radical o peronista, anarquista, o nazi. Para mi no es lo mismo, para mi hay límites, y para mi un nazi está por fuera de ellos, un golpista también lo está. Puedo discutir con un radical, un peronista, uno del PO, o del MAS, o un anarquista, pero con un facho no.
Para mi el límite está en el respeto a la vida, cuando se rompe con eso no veo posible ningún consenso, incluso ningún disenso, yo no hablo con asesinos.
No veo porque está tan difundido esa idea de la tolerancia a todo precio; sobre este tema quiero decir también que yo no estoy a favor de "tolerar", creo en respetar y ser respetada, en un juego mutuo. No me va eso de tolerar porque tolerar es soportar, es odiar pero saber contener. Me parece insalubre.
Y retomando mi límite, no pienso ceder, con hijoeputas no hay diálogo posible, porque tampoco ellos hablarían con un judío, un homosexual, un subversivo...porque sólo nos matarían.
Para mi no es lo mismo, no. Y el límite debe ser efectivo, no es no.
No hay piedad en mi, ni hoy ni nunca. No hay perdón ni olvido, no.
Las cosas por su nombre, por favor. No les otorgo ningún beneficio, porque cuando tuvieron que matar mataron, cuando tuvieron que denunciar denunciaron, cuando tuvieron que torturar torturaron; y lo harían otra vez si pudieran.
No son menores mentales, saben bien lo que dicen. Y los que los avalan no hablan por hablar, saben lo que profesan.


Las cosas por su nombre.

1 comentario:

Roberto dijo...

Es muy simple de deducir, están
los argentinos bién paridos y
los vende pátrias, fachos, tira
mierda, los que usan la gorrita
con las iniciales NY que les va
quemando el cerebro, y que jamás
se pondrian una remera con la le-
yenda "Soy Argentino", esos son
los malparidos.

Saludos!