"La Historia es una casa de muchas habitaciones." Fernand Braudel.

"La Historia es una casa de muchas habitaciones." Fernand Braudel.

Y mi corazón está en el sur del sur, con tizne negro, en la cancha, en el bondi, en el chori, en la fiesta en la calle, en la murga, en el tambor, en la bandera, en mi doble ciudad...y en el camino, en el tren, en la frontera parada sobre la línea, en el andén, conectando dos mundos iguales pero disímiles.

La Plata - Ringuelet - Gonnet - City Bell - V.Elisa - Pereyra - Hudson - Plátanos - Berazategui - Ezpeleta - Quilmes - Bernal - Don Bosco - Wilde - V.Domínico - Sarandí - Avellaneda (combinación) Gerli - Lanús

Arraigo


No quiero cruzar la frontera, es más quiero retroceder al corazón de mi tierra. No quiero que vengas, ni quiero saludarte desde el límite de mi mundo contiguo al tuyo. Mejor así.Mejor distancia, y no me conquistes. Ni el corazón, ni el cuerpo. No vengas a vencerme, ni vencido.No quiero pasar la frontera aunque me aceptes, no me importa cuanto más me parezco a vos que a los de adentro. Yo no soy de tu mundo, no es ésta mi pertenencia.
Demasiado lanusense para La Plata, demasiado platense para Lanús.Haciendo equilibrio sobre la línea de frontera, mi verdadera identidad camina bien.
Y si bajo de mi tren camino por el torcido diagonal hasta el lugar que más se parece a mi tierra andante. Otra vez en la frontera cayendo del cuadrado, ni un lugar ni otro.Siempre en un tercer lugar, pero nunca neutral.

martes, 9 de noviembre de 2010

Lo que sea ( continuación de Oferta - Demanda)

Este sábado en el subte me ofrecieron, como suele pasar, esas tarjetitas con dibujos grotescos y frases trilladas sobre el amor heterosexual de telenovela mexicana con Laport y la mamá de Cristian Castro.
De por sí esas ilustraciones me resultan insultantes, razón suficiente para nunca haber regalado ni aceptado una. Pero esta vez la frase iba más allá de lo imaginado.
Cualquiera que viaje en tren o subte sabe a que clase de literatura de estación me refiero, y no ignora tampoco el carácter general de esa expresión de sentimientos. Esa forma industrial de no decir nada, que sirve únicamente a los fines de que el pibe que las vende pueda trabajar.
No quisiera entrar en discusión sobre la importancia de ese cartón para el que lo ofrece en el tren, sólo hablo de la existencia de ese objeto, de esa realidad producto de una mente indudablemente imbecil.
El pedazo de papel versaba: "Hago lo que sea para que me quieras" y más abajo, en letra más pequeña, una insoslayable razón: "porque te amo", ¡La razón!.
El tiempo que pude sostener la tarjeta en mis manos no fue suficiente, no alcanzó para salir del asombro. Tenía frente a mi la expresión de humillación más grande.
Una fotografía de un perro retocado, figurando estar vestido con un enterito color rosa, que a su vez pretendía ser un disfraz de oso ilustraba a la perfección semejante brutalidad. Coincidencia macabra entre la doble o triple falsedad de la imagen y lo escrito.
Y un millón de palabras se agolparon en mi cabeza, en principio una duda básica: ¿Qué carajo es esto? ¿Y yo dónde mierda vivo?...así a lo burdo.
Así que porque uno ama a otro debe hacer "lo que sea" para que ese otro mínimamente lo quiera. En principio esa diferencia, uno ama y el otro quiere, desigualdad total, no hay correspondencia.
Además para que el otro quiera es necesario que uno haga "lo que sea"... interesantísima bajeza, uno debe ser capaz de todo con tal de atraer al ser amado. Y la razón misma de ese "lo que sea" es que uno ama. Ahora la pregunta es ¿Eso es amar? ¿Entregar la voluntad ante un "lo que sea", es decir ante un "lo que el otro decida que yo sea" es amar? Y si eso fuera amar, ¿Por qué habría de conformarse el amante con el querer de un otro que no es capaz de devolverle lo mismo?, ¿Por qué uno debe entregar su voluntad de ser?, ¿Está acaso conquistado?.
Sí, está conquistado. Ese es el modelo de pareja, ese es el amor que hablamos. Decimos por amar conquistar, subyugar, enganchar, caer enamorad@, encantar, etc.
Decimos que hay que entregar la voluntad de ser y hacer con tal de ser queridos por alguien al que queremos enganchar porque nos conquistó el corazón.
Horrible, enfermizo, antinatural, enloquecedor, podredumbre de las mejores relaciones humanas, inicio de su propia destrucción.
El principal enemigo que corroe las relaciones es la propia relación, es en sí misma contenedora del principio que la dinamita.

1 comentario:

Roberto dijo...

Yo leí otra peor, "te amo pero no se
lo digas a nadie", rarisimo no?,
seguramente el susodicho/a no queria
que se entere nadie porque estaba en
pareja, no queria compromiso, era
agente secreto, tal vez de una secta
donde estaba prohibido amar, en fin
si las venden es porque alguien las
compra y tiene a quien regalar.
Cuál será el poeta que las escribe?,
el filósofo, el escritor de aforismos
todo un tema cultural, no creés?.

Saludos!