"La Historia es una casa de muchas habitaciones." Fernand Braudel.

"La Historia es una casa de muchas habitaciones." Fernand Braudel.

Y mi corazón está en el sur del sur, con tizne negro, en la cancha, en el bondi, en el chori, en la fiesta en la calle, en la murga, en el tambor, en la bandera, en mi doble ciudad...y en el camino, en el tren, en la frontera parada sobre la línea, en el andén, conectando dos mundos iguales pero disímiles.

La Plata - Ringuelet - Gonnet - City Bell - V.Elisa - Pereyra - Hudson - Plátanos - Berazategui - Ezpeleta - Quilmes - Bernal - Don Bosco - Wilde - V.Domínico - Sarandí - Avellaneda (combinación) Gerli - Lanús

Arraigo


No quiero cruzar la frontera, es más quiero retroceder al corazón de mi tierra. No quiero que vengas, ni quiero saludarte desde el límite de mi mundo contiguo al tuyo. Mejor así.Mejor distancia, y no me conquistes. Ni el corazón, ni el cuerpo. No vengas a vencerme, ni vencido.No quiero pasar la frontera aunque me aceptes, no me importa cuanto más me parezco a vos que a los de adentro. Yo no soy de tu mundo, no es ésta mi pertenencia.
Demasiado lanusense para La Plata, demasiado platense para Lanús.Haciendo equilibrio sobre la línea de frontera, mi verdadera identidad camina bien.
Y si bajo de mi tren camino por el torcido diagonal hasta el lugar que más se parece a mi tierra andante. Otra vez en la frontera cayendo del cuadrado, ni un lugar ni otro.Siempre en un tercer lugar, pero nunca neutral.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Por más (Gracias)

Después de la descorazonada reflexión de hoy a la vuelta de la facultad regresé a casa. Intenté abandonarme a las tareas ínfimas de una vida sin descansos pero también sin demasiados apuros...no lloré, ni me bañé, ni cociné...tampoco dejé de pensar en todo lo que hablé enloquesidamente hoy en la facu, y en el texto, en esas conversaciones que te queman el bocho y te alegran e impulsan a la misma vez, en una simultaneidad extrañísima y dicotómica.

Cuando me encontré ante una feliz realidad indiscutible: ¡La lucha continúa!



Felicito a las madres y abuelas, a ese hombre-eposo-padre y a ese nieto-hijo-hombre, me enorgullese su lucha, me ilumina la cara, me alegra la vida.
Gracias.

1 comentario:

Matias Macaya dijo...

Sin dudas alentador, entre tanta oscuridad.
Hace rato que vine por acá, interesante María Eva. Saludos,