"La Historia es una casa de muchas habitaciones." Fernand Braudel.

"La Historia es una casa de muchas habitaciones." Fernand Braudel.

Y mi corazón está en el sur del sur, con tizne negro, en la cancha, en el bondi, en el chori, en la fiesta en la calle, en la murga, en el tambor, en la bandera, en mi doble ciudad...y en el camino, en el tren, en la frontera parada sobre la línea, en el andén, conectando dos mundos iguales pero disímiles.

La Plata - Ringuelet - Gonnet - City Bell - V.Elisa - Pereyra - Hudson - Plátanos - Berazategui - Ezpeleta - Quilmes - Bernal - Don Bosco - Wilde - V.Domínico - Sarandí - Avellaneda (combinación) Gerli - Lanús

Arraigo


No quiero cruzar la frontera, es más quiero retroceder al corazón de mi tierra. No quiero que vengas, ni quiero saludarte desde el límite de mi mundo contiguo al tuyo. Mejor así.Mejor distancia, y no me conquistes. Ni el corazón, ni el cuerpo. No vengas a vencerme, ni vencido.No quiero pasar la frontera aunque me aceptes, no me importa cuanto más me parezco a vos que a los de adentro. Yo no soy de tu mundo, no es ésta mi pertenencia.
Demasiado lanusense para La Plata, demasiado platense para Lanús.Haciendo equilibrio sobre la línea de frontera, mi verdadera identidad camina bien.
Y si bajo de mi tren camino por el torcido diagonal hasta el lugar que más se parece a mi tierra andante. Otra vez en la frontera cayendo del cuadrado, ni un lugar ni otro.Siempre en un tercer lugar, pero nunca neutral.

domingo, 6 de marzo de 2011

Mente sin terminos medios

Mi cabeza es un barullo, mente plato. Plato sin comida es mi mente, tiene migas de algo viejo, esta vacía o llena de porquerías, o cosas ricas...pero mezcladas así dan asco. Plato como estómago, no es que ya estén en mi dijeridos sintetizados mis pensamientos. Es sólo lo negativo de la mente estómago. Mente vacía, vaciada. Atolondrada por tanta cosa. Mente desconfiada: aunque sabe que en donde se come no se caga, sabe que no es cierto. Cabeza desenroscada, o enroscada mejor dicho. Cabeza plato de vidrio durex color marrón. Cabeza plato si vaso.
Esta no es cabeza enamorada. Es cabeza dolida, cabeza apurada. Mente calendario 2011, octubre. Mente octubre. Mente interpelada sin respuesta. Cabeza errante, no por dubitativa. ¿Y qué si no avanzamos? ¿Qué si nos estancamos, si nos dormimos? Mente en vilo, cabeza sedada.
Mente zapato sin suela. Mente alpargata nunca bota.
Mente ansiosa por llegar, queriendo huir todo el tiempo de esta dualidad. Cabeza profunda.
Cabeza encerrada en una caja con mil rótulos, parada dentro de las posibilidades, mirando el mundo entre democracias y dictaduras, entendiendo que todo se da en el marco del capitalismo, que la justicia social adquirida y tan amada es producto de la democracia burguesa, producto de esa parte que el explotador suelta para que el explotado tarde más en revelarse en su contra, producto también de la más brillante negociación de un gobierno que también está encerrado en esta caja de mil rótulos (y que lee más etiquetas que mi cabeza, porque esta entrenado en el oficio y conoce)...esto ya lo sé, lo que me pregunto - y al hacerlo me lastimo como daga, como plato roto - es si mi mente esta libre corriendo, si la utopía esta afuera de la caja en puro movimiento.

4 comentarios:

Jack Celliers dijo...

Nietzsche decía que el espíritu es como un estómago, todo depende de cómo uno se alimente. Uno es lo que digiere, tanto con el estómago como con la cabeza, uno se convierte en eso que acepta, que traga, que incorpora; y no se convierte en eso que deja de lado. Es curioso porque entonces ¿qué es uno? ¿una sucesión de elecciones?

Uno es eso que va a algún lado. Como todo. Perfilar, adivinar ese lugar es muy difícil, todo un arte.

Roberto dijo...

Hola Iliria quedate tranquila, tenés la mente y convicciones muy claras lo compruebo cada vez que leo tus post. Si a veces no dejo comentarios
es porque me dejás con la cabeza dando vueltas.

Saludos

Roberto dijo...

Falta una hora para terminar el día,
igualmente a provecho para desearte un feliz día de la mujer. (recién llego)

Un abrazo

Iliria dijo...

Muchas gracias super vencidas, pero sinceras